"Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno raras veces vence, pero alguna vez vence”. Harper Lee, 1960
.

Declaración de apostasía »
« Cascos presentará en Oviedo el libro ‘Memorias y desahogos’ de Amando de Miguel

La respuesta a una crisis

Foro Asturias es un movimiento de ciudadanos que se rebela contra la condición de súbditos o, incluso, de «siervos de la gleba» en los que nos han estabulado los omnipotentes aparatos de los partidos

08.02.11 – 02:59 -

JOSÉ LUIS MAGRO | PROFESOR DE FILOSOFÍA Y COFUNDADOR DE FORO ASTURIAS
«¿Cómo va a haber organización en la política española, si no la hay ni siquiera en las conversaciones? España se arrastra invertebrada, no ya en su política, sino, lo que es más hondo y sustantivo que la política, en la convivencia social misma» (José Ortega y Gasset. ‘España invertebrada’)
Las crisis político-sociales no son en su inicio una realidad sustantiva, sino, más bien, el rechazo de unos modelos sociales o paradigmas que encorsetan al ciudadano. Hay crisis cuando el sistema de convicciones que hacían viable la existencia armónica de un pueblo, se desmorona. Los votantes no saben en un primer momento qué hacer porque previamente se le han ido derrumbando los modelos de pensar con los que organizaba el complejo mundo de las relaciones con los miembros del grupo. Está desorientado porque sus orientadores -los líderes políticos- lo han enfrentado a sus propias convicciones.
La gestación de una crisis político-social es lenta y pausada, pero su alumbramiento es rápido y explosivo. Se sabe lo que no se quiere y se busca con ansiedad lo que se anhela. Hacerse eco de esos anhelos y trasladarlos al pentagrama en partitura de civilidad y de convivencia social, es la mejor manera de afrontar y superar la profunda crisis que estamos padeciendo.
Cuando se alcanza un cierto grado de conocimiento crítico y se posee una dosis abundante de experiencia, no se puede ya vivir de las ficciones: hay que pasarse al campo de la verdad, aun sabiendo de antemano que casi nunca la alcanzarás en plenitud. Y en esta loma de la verdad es donde han plantado su tienda todos los asturianos que han estampado su firma en pro de Foro Asturias. Es la consecuencia de habernos encontrado miles de afiliados y de anónimos votantes, buscando el sendero de la verdadera democracia dentro de los partidos. Este ‘desideratum’ democrático sólo se alcanza cuando tanto los gobernantes como los gobernados se atienen escrupulosamente a las formas y los procedimientos establecidos. Tal exigencia es inherente al sistema, al establecer que la ley es el poder supremo a quien todos debemos obedecer. Los presidentes, los alcaldes o los concejales que conformen sus decisiones a este principio serán demócratas. Y los que no, demagogos, caciques, déspotas, con el añadido frecuente de gorrones. Hay crisis porque el sistema de convicciones que habíamos aceptado y asumido los ciudadanos se han encargado de destrozarlo las cúpulas de los partidos.
Impelidos por este imperativo, un grupo de ciudadanos asturianos «pedimos la palabra» para denunciar el hecho de que los máximos órganos de los partidos ejercen el poder a modo y manera de una oligarquía. Semejante perversión es la que ha permitido a los órganos del Partido Popular dar la razón y el poder, precisamente, a los que tuvieron la osadía de poner por encima de la ley sus deseos o sus ambiciones.
Cuando aceptamos ser tratados por nuestros representantes como súbditos y no como ciudadanos, los responsables de tal injusticia somos, en parte, nosotros mismos por tolerar tal vejación. La buena nueva ha sido encontrase con miles de afiliados y de ciudadanos que no tienen alma de esclavo y que no están dispuestos a deambular mansurronamente por las cañadas, obedeciendo los silbidos de unos mayorales que nos han guiado, año tras año, a praderías agostadas y resecas.
Hay, ciertamente, una crisis económica y consecuentemente de estómagos vacíos. Son los que incitan a asaltar las panaderías para acallar sus corrosivos jugos gástricos. Pero hay una primigenia: la del modelo o paradigma ético, político y económico con el que se aborda la compleja realidad del nuevo mundo virtual que el ser humano ha creado en sólo dos décadas.
Esta crisis ha hecho posible que se mande al destierro nuestra conformista forma de votar basada en el mito de la fe inquebrantable a las siglas de un partido o a su líder. Ahora serán las obras de los candidatos las que decidan la orientación del voto.
¡Primero crea y después te creeré! Y es precisamente en Asturias y sólo en Asturias, donde están surgiendo los dos factores absolutamente necesarios para abordar con éxito la crisis que nos asola. Foro Asturias es un movimiento de ciudadanos que se rebela contra la condición de súbditos o, incluso, de «siervos de la gleba» en los que nos han estabulado los omnipotentes aparatos de los partidos. Y Foro Asturias tiene, además, la posibilidad de proponer, en tiempo y forma precisos, a un candidato, el señor Álvarez-Cascos, que viene avalado por sus obras y que ha manifestado reiteradamente su disponibilidad.
No hay creencia, sino coherencia. El mero hecho de haber surgido esta ‘tercera vía’ en un lapso de tiempo tan breve, y frente a los omnipresentes PSOE Y PP, demuestra el vigor de la misma y la posibilidad real que tiene de ser la alternativa a los sempiternos partidos antes citados.
A 13 personas les gusta
Be Sociable, Share!
Retweet
,
08/02/2011 a las 13:33
1 comentario »
  • 16/02/2011 a las 16:05Ramón González

    Estoy totalmente de acuerdo, los aprovechados y listillos sobran en política

No se admiten más comentarios

Web Oficial de Francisco Álvarez-Cascos | Entradas RSSComentarios RSSContacto