"Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno raras veces vence, pero alguna vez vence”. Harper Lee, 1960
.

Cascos cree «prematuro» detallar sus propuestas de gobierno para Asturias »
« El nuevo partido Foro Asturias supera ya los 350 afiliados en el concejo de Siero

Vamos a contar mentiras

24.02.2011 -

CRISTINA COTO DE LA MATA
Hace falta un plus de sensibilidad para lograr traspasar el confort de La Moncloa y lamentar, como si fuera propia, la dramática realidad por la que está pasando nuestro país. Zapatero no demostró ni un ápice de ella el pasado domingo, cuando, camino de Oviedo tras bajar del Falcon, decidió obviar a los 86.008 parados asturianos -a los que debiera tener presentes aunque no estuvieran entre los 2.000 camaradas concentrados en el Corredoria Arena-, para espetarnos que: «Lo que hoy sembramos es la prosperidad de mañana». Sin duda es fácil hablar ante los tuyos, a veces hasta que te aplaudan.
Y es que el discurso superficial, la gracia o el chiste ligero prefabricados por un asesor, son cosa sencilla; lo difícil es el discurso serio, porque exige realismo, lo único que Zapatero no se puede permitir. ¿Qué es lo que está sembrando el presidente? Igual que se negó la crisis se niegan ahora sus consecuencias, lo que evita, de nuevo, la necesidad de abordarlas. No hay que abordar lo que no existe.
El problema es que existe. Es fácil decir -como dijo– que el trasnochado ideario socialista le hace «invencible» o que «Areces es el mejor presidente que ha tenido Asturias». Escenificar la pantomima ante un público afín, y deseoso de que, efectivamente, el socialismo no sea vencido, para conservar así sus cargos, permite cualquier disparate. Si a ese deseo de los asistentes se une el propio carácter de Zapatero, entre inmaduro e iluminado, largar un mitin para jalear a los propios está hecho.
Zapatero no valoró, y vuelvo al paro, que en los últimos tres años el desempleo masculino se haya incrementado en Asturias un 92%; o que tengamos la tasa de actividad más baja de España; o que seamos una región envejecida; o que los gobernantes socialistas hayan causado una diáspora asturiana, porque aquí no hay futuro para los jóvenes. Tampoco dijo nada acerca de que se han incumplido todos los plazos, de todos los calendarios, de todas las infraestructuras asturianas; ni puso de manifiesto que Asturias se queda fuera de todos los procesos de decisión de su Gobierno, porque para los socialistas de Madrid, carecemos de peso específico. Tampoco nos recordó el presidente que, entre 2000 y 2009 nuestra región creció 25 puntos menos que la media de las regiones españolas; o que él, ZP, eliminó para los tres próximos años todas las inversiones en I+D+I para Asturias, por lo que el futuro tecnológico que el PSOE promete de continuo es una entelequia, que evidencia además la falta de compromiso con las industrias asturianas. Y no dijo nada el presidente del informe PISA, que en materia educativa refleja cómo Asturias pierde peso en el conjunto de las comunidades autónomas, situándose por debajo de la media del Estado y de la propia OCDE. También olvidó la dramática situación por la que atraviesa el medio rural asturiano; o a una la sanidad descontrolada en cuanto a los costes, lo que representa un riesgo para su calidad; o, en materia de industria, una falta de previsión y planificación que hace que proyectos dados por hechos hace años estén ahora en el aire, como por ejemplo varias centrales de producción eléctrica, o el avance en sectores importantes como la obtención de energía a través de biomasa. Obvió también que nuestra economía presenta unas cuentas ficticias, que inflan la previsión de ingresos; o, en materia de igualdad, de lo que tanto se llenan la boca, que va a ser muy difícil alcanzarla cuando no hay trabajo para las mujeres y el que hay es precario, y que encabezamos el ranking de discriminación salarial femenina.
No aprovechó su visita para referirnos porqué su Gobierno ha perpetrado el mayor tijeretazo social de la historia de la democracia española; o que no hay dinero para la dependencia, porque su Gobierno, su reaccionaria ideología, es sinónimo de despilfarro, endeudamiento, clientelismo. Estas elecciones presentan una peculiaridad: en plena y profunda crisis económica no estamos para experimentos, y ningún candidato, salvo uno, Francisco Álvarez-Cascos, presenta una ejecutoria que le avale.
De modo que los asturi anos decidirán, mas que nunca, por un valor seguro. Ah, y tampoco habló Zapatero del caso Riopedre.
A 17 personas les gusta
Be Sociable, Share!
Retweet

24/02/2011 a las 15:08
2 comentarios »
  • 26/02/2011 a las 10:41Omaña

    Soy “fan” de Cristina Coto, a la que he seguido desde fuera del PP, por unas tertulias que había en la COPE.
    Zp vino en falcon a dar el mitin, pero me parece que se va a ir en burra el día 22 de mayo.
    Un abrazo a toda la rebelión ciudadana que representa el Foro. Y un beso a Cris, prometedora para cualquier papel que le corresponda en el nuevo escenario

  • 24/02/2011 a las 22:11Camino

    Es que Zapatero es el mejor ejemplo en España de los discursos vacíos. Està dejando el país como un desierto, què pretende plantar?. Estoy convencida que por muy encantador de serpientes que sea ya no engaña màs, se necesita un cambio radical en Asturias, ojalà Cascos gobierne.

No se admiten más comentarios

Web Oficial de Francisco Álvarez-Cascos | Entradas RSSComentarios RSSContacto