"Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno raras veces vence, pero alguna vez vence”. Harper Lee, 1960
.

«Salgan despacio, eviten aglomeraciones» »
« Álvarez-Cascos presenta un equipo “para ganar las elecciones”

«La era socialista llegó a su fin»

06.03.11 – 02:08 -

JOSÉ RAMÓN ENGUITA / JOSÉ ÁNGEL GARCÍA | PRUVIA (LLANERA).

«¡Sí, sí, sí, Cascos ya está aquí!». Con este grito recibieron los asistentes al congreso constituyente de Foro Asturias el resultado de la votación para elegir a su primer presidente y candidato electoral: 3.053 votos para Francisco Álvarez-Cascos, 19 en blanco y 4 nulos. Suena extraño después de dos meses plagados de declaraciones políticas y más de una docena de mítines en Asturias, pero es que formalmente el ex ministro de Fomento hasta ayer no «estaba aquí», no formaba parte oficialmente de la carrera electoral para las autonómicas del próximo 22 de mayo. Y ya como competidor oficial dejó claro que sus objetivos son ambiciosos: pilotar el «cambio imprescindible» en lo político y económico en la región y demostrar que «en Asturias la era socialista que comenzó en 1983 ha llegado a su final».

El cónclave, que como había insistido el propio Cascos se celebró bajo formato asambleario, con 6.987 militantes convocados a participar y votar, se inició con un debate muy abierto, lejos de las adhesiones unánimes que cabría esperar en una formación creada expresamente como plataforma electoral para llevar a su líder a competir por la Presidencia del Principado. La posición defendida por la comisión promotora del partido, incluso, fue derrotada en varias enmiendas a los estatutos. Pero cuando llegó el momento de elegir presidente el cierre de filas fue casi total. Y el elegido respondió como esperaban sus seguidores. «Estoy aquí porque Asturias es más importante que cualquier sigla y porque Asturias me importa mucho», afirmó, para enviar seguidamente un ‘recado’ a quienes le impidieron ser candidato por el Partido Popular: «Porque ni en la vida ni en la política se puede o debe ningunear a nadie».

Las críticas al PP regional y, aún en mayor medida, al PSOE se sucedieron, junto a un encendido elogio a Asturias y sus valores, en su primer discurso como líder de su nuevo partido, en el que repitió muchas de las ideas en las que ha venido insistiendo en sus distintas intervenciones de las últimas semanas. Así, en alusión a los populares, censuró su sistema de decisión de candidatos y dijo que sus «responsables empiezan suplantando la organización en un cenáculo y acaban ridiculizando sus propios liderazgos confundidos en los divertidos papeles de las zarzuelas cómicas o con entretenidos ‘karaokes’ de una sala de fiestas», en referencia -sin citarlos de palabra pero sí con acompañamiento de imágenes- a Gabino de Lorenzo y Pilar Fernández Pardo.

De los socialistas, reprochó que, «lejos de ocuparse del agravamiento de la situación asturiana, ahora sus mensajes sobre la ética política se centren en negar toda responsabilidad sobre los escándalos de corrupción que aquejan a su Gobierno». La situación procesal del ex consejero José Luis Iglesias Riopedre le sirvió, asimismo, para volver a cargar contra el «pacto» de no agresión que según él mantienen los dos partidos mayoritarios «para que unos vivan estupendamente y no incomoden demasiado en el Principado y otros respondan elegantemente con la misma cortesía en el Ayuntamiento de Oviedo», y que se traduciría en que el PP aún no ha pedido la comparecencia del presidente del Principado en la Junta General para dar explicaciones sobre la actuación de su ex consejero.

Los mayores ataques al PSOE, no obstante, llegaron en uno de los campos preferidos del ex ministro, el de las infraestructuras. Se apoyó en titulares de prensa para recordar los sucesivos incumplimientos y aplazamientos que achacó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y se preguntó «cómo van a tomarlo en serio los asturianos».

También hizo un detallado repaso por datos económicos, especialmente de crecimiento y de empleo, y afirmó que para superarlos se necesita un cambio político y económico que «no va a llegar, ni puede llegar, de quienes ofrecen más de lo mismo».

Otra buena parte de su discurso estuvo dedicada a reivindicar el asturianismo de su partido, incidiendo, eso sí, en que «la mejor España no se entiende sin Asturias y Asturias no se entiende sin España». Defendió que el Principado «no tiene deudas históricas con el Gobierno de España, sino compromisos vigentes» y aseguró que «desde Foro Asturias vamos a exigirlos». El objetivo, explicó, es «llegar a ser el Luxemburgo español», como ejemplo de un Estado pequeño pero con la mayor renta per cápita de la UE. Reivindicó, además, diversas figuras asturianas, en especial Jovellanos y Melquiades Álvarez, pero también a Rodrigo Rato, mención que recibió un encendido aplauso de los congresistas.

A 10 personas les gusta
Be Sociable, Share!
Retweet
,
06/03/2011 a las 19:42
No se admiten más comentarios

Web Oficial de Francisco Álvarez-Cascos | Entradas RSSComentarios RSSContacto