"Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno raras veces vence, pero alguna vez vence”. Harper Lee, 1960
.

La temporada de pesca del salmón en Asturias »
« Arturo González González de Mesa, candidato de Foro Asturias a la Alcaldía de Oviedo

Francisco Álvarez-Cascos y Foro Asturias, en directo desde Luanco

Luanco, 26 de marzo de 2011

Guión para discurso

Vengo feliz y contento a compartir con vosotros, gozoniegos, este encuentro de  compañeros, simpatizantes  y amigos de “Foro Asturias”

A Gozón lo retrata su toponimia: Balbín, Laviana, Piñera, Granda, Heres, Manzaneda….todo suena a Asturias, a sus cultivos tradicionales y a su economía agraria:

-Heres, de era, el campo de cultivo tradicional de la Asturias rural.

-Manzaneda, de manzana, porque, en efecto, sabemos por el Diccionario Geográfico de Madoz que en el concejo se cultivaba mucha y muy buena manzana.

-Ferrero, porque  había mineral de hierro en el subsuelo, sobre todo en Llumeres, hasta el punto de que fue una explotación importante de Duro Felguera durante muchas décadas.

-Bañugues, que suena a baño, a baño de ola de los veraneantes, a baño de los perceberos que cogían el marisco jugándose la vida en la bravía costa cerca del Cabo Peñas.

-Y Verdiciu, ¿quién no cantó alguna vez “Soy de  Verdicio, nací a la vera / Del Cabu Peñes, xunto a la mar” para terminar con  aquella estrofa famosa y romántica “Si una vez, o dos, o tres / Baxio la villa al mercáu / Todos me miren de llau / Y dicen neña: que guapa yes.”

Así fue y así es la gente de Gozón, una tierra fértil que producía excedentes para llevar al “mercau”, al “mercau” de Avilés, porque Gozón es ante todo,  -en su historia, en su economía y en su sociedad- más avilesino que gijonés

La capital, Luanco, es una de las villas marineras, y desde hace tiempo también turísticas, más guapas de nuestra región; más guapas, más acogedoras y más asturianas, con sus fábricas de salazón hoy cerradas, y con su iglesia maravillosa levantada a las orillas  del mar.

Y rematándolo todo el Gozón está el Cabo Peñas, la punta más septentrional de España, la identidad y el perfil de nuestra Asturias, y la punta de lanza de la marinería luanquina.

En definitiva, Gozón es el corazón de Asturias, y es una Asturias en pequeño porque es campo y es mar, es mina y es fábrica, es ciertamente toda Asturias en un pañuelo. Para mí Gozón, este gran concejo,  tiene una seña de identidad propia que es la presencia fundamental de las mujeres en todas las actividades, esas “guapas” que iban al ”mercau”, que se dedicaban a vender sardinas o fabes o manteca; o esas otras mujeres marineras que trabajaban en sus casas o a pie de puerto de sol a sol haciendo las famosas mallas de Luanco; o las que trabajaban en las fábricas de conservas para complementar la soldada del caserío; o las que segaban los praos o cuidaban el “ganau” para sacar adelante a toda la familia.

Gozón no se entiende sin el extraordinario papel familiar y social y laboral de las mujeres, porque en pocos sitios como aquí fueron el corazón y el alma de una comunidad. Así que esas queridas abuelas luanquinas del campo y de la fábrica, del “mercau” o de la red marinera, se merecen este recuerdo y este homenaje porque sin ellas no podemos entender nada de Gozón y de su historia; y tampoco podremos entender su futuro, porque la huella que nos dejaron es una huella indeleble que estará siempre  viva en la memoria de esta querida tierra.

Quizás por ser Gozón el municipio más Cantábrico de Asturias también es el más abierto; abierto a todos los vientos y abierto a todas las circunstancias. Y si durante siglos Gozón vivió sobre todo de la pesca y de la vaca, de la sardina y de la leche que demandaban su vecinos Avilés y Gijón, a partir de los años 60 y 70, el municipio fue protagonista de  una transformación muy intensa empujado por esos dos vecinos, por esos pilares   -Avilés y Gijón- que enmarcaban su evolución y su desarrollo, ya que la implantación de Ensidesa en Aviles y de la UNINSA en Veriña dieron empleo y actividad a cientos de gozoniegos, que se hicieron metalúrgicos e industriales, y trajeron de fuera mucha más gente que vino a aprovechar nuestras posibilidades de progreso y de empleo.

Fue un gran cambio laboral, económico y social que cambiaría la histórica identidad del concejo, lo que unido al empuje turístico  de Luanco le dio un nuevo sello, una nueva personalidad, una nueva identidad, empujada por algunas urbanizaciones, alguna no muy afortunada en su diseño arquitectónico y paisajístico, que ampliaron las posibilidades del despegue turístico, posibilidades que pese a todo han ido avanzando, porque pocos concejos reúnen una situación topográfica tan favorable para  canalizar servicios de ocio y disfrute de los  cerca de 800.000 asturianos  que viven y trabajan de la zona central del Principado.

Gozón, en fin, es hoy una economía más diversificada y próspera, y además se encuentra en condiciones de dar un salto de calidad para convertirse en un concejo de referencia en la nueva Asturias que proponemos desde Foro. Lo tiene todo, playas como la de Xagó, vitalidad marinera, experiencia artesanal, una economía ganadera moderna y una gran experiencia industrial y turística, y el empuje de unas mujeres extraordinarias que queremos reivindicar pensando en el nuevo  Gozón del siglo XXI.

A 19 personas les gusta
Be Sociable, Share!
Retweet

26/03/2011 a las 08:50
1 comentario »
  • 27/03/2011 a las 08:50Pradón

    Bonito discurso,error humano decir que el Cabo Peñas es el punto más meridional de España,cuando es el más septentrional.

No se admiten más comentarios

Web Oficial de Francisco Álvarez-Cascos | Entradas RSSComentarios RSSContacto